¿Qué es un puente dental?

Un puente dental es una pieza usada para rellenar el espacio donde faltan varias piezas dentales ya sea por que han caído de forma natural o por que han tenido que ser extraídos. Un puente típico o estándar consiste en un póntico (el diente que reemplaza el hueco) y éste se sujeta de los dientes adyacentes al diente que falta sirviéndole de apoyo.

Si se deja un espacio en la boca sin reemplazar por un puente, los dientes de cada lado del espacio se mueven creando cambios en los dientes a los lados del hueco y más tarde en la boca entera. Esto provoca enfermedades en las encías y más tarde pérdidas irreparables de los dientes.
Un puente dental es el método fijo más sencillo y más económico para reemplazar los dientes. Las dentaduras NB son un método removible para reemplazar los dientes que faltan. El puente no se quita nunca, es fijo, pero una dentadura debe quitar cada noche.

 

 

 

Proceso en la colocación de puentes dentales

En ZEN-SMILE-SPA la confección de un puente requiere normalmente de tres visitas a la consulta. Durante la primera cita, los dientes circundantes se tallan y se colocan paralelos a los demás. Se toman impresiones las cuales se envían al laboratorio. En la siguiente visita, se revisa el ajuste, el color del puente, la forma y la altura una vez en la boca.

Desde la clínica, la cirujana maxilo facial Dra. Carolina Carbasse, da cualquier tipo de instrucciones necesarias o requeridas para fabricar el puente al laboratorio protésico y en la última cita, el puente se fija de ,anera que quede perfectamente integrado en la boca del paciente. Un puente puede reemplazar muchos dientes o solamente uno y puede estar hecho de porcelana, zirconio o porcelana y metal y siempre permanecerá de manera natural en la boca.

Mantenimiento apropiado de una dentadura con puente.

Se debe tener un especial cuidado para asegurar que las líneas de las encías y las zonas de alrededor del nuevo puente se mantengan límpias. El hilo dental y los cepillos interproximales son necesarios para limpiar por debajo de los dientes y para mantener unas encías saludables. Con un cuidado dental apropiado y la visita rutinaria con la dentista, los puentes pueden durar toda una vida.